dilluns, 23 de gener de 2012

Una veu poètica murciana: Dionisia García


Tot i que en aquest blog recullo la veu de poetes catalanes de tant en tant també he fet alguna referència a autores castellanes o estrangeres. En general, l'oblit o el gairebé oblit de les veus femenines, és força universal. Aprofitant una estada per terres murcianes dedico avui l'entrada a Dionisia García, molt present a la xarxa, una gran dama de la poesia d'aquestes terres, però em temo que no tan coneguda com caldria una mica més enllà.

Dionisia García va néixer a Fuente Álamo (Albacete), el 1929. Durant l'adolescència es trasllada a Múrcia per tal de fer la llicenciatura de filologia romànica a la universitat d'aquesta ciutat, on comencen a traspuar les seves inquietuds literàries. Tot i amb això la seva obra poètica és plena de referències als paisatges de la seva infantesa.

Durant molt de temps la poeta no donarà a conèixer públicament una obra que es va estructurant de forma sòlida i constant. L'any 1970 l'escriptora s'instal·la definitivament a Múrcia i publica per primera vegada, es tracta del llibre El vaho en los espejos, que mostra una gran maduresa poètica. L'any 1978 publicarà un nou llibre, Antífonas. La tasca intel·lectual de Dionisia García abasta altres camps, com ara l'editorial, en la qual té cura d'edicions de l'obra de Jorge Guillén.

En la dècada dels 80, ja amb la democràcia, Dionisia García publica diversos llibres de poemes, en els quals es manifesten els seus temes principals, els records, la solitud i l'amor. També escriurà narrativa en aquests anys, amb el tema del pas del temps com a una de les principals inquietuds temàtiques. L'any 1995 l'editorial El Bardo publica la seva obra poètica escrita entre 1976 i 1993, amb el títol Tiempos del cantar. Dionisia García també escriu en aquests anys un llibre sobre la figura i l'obra d'Emma Egea, una altra gran poeta murciana poc coneguda per nosaltres.

L'autora continua publicant i participant activament en iniciatives culturals diverses. La universitat de Múrcia concedeix des de fa més de deu anys un important premi de poesia en castellà que porta el seu nom.

A un joven poeta

Sobre la mesa el libro escrito
en esa edad que, al comparar,
siempre nos parecemos al más bello.

Tiempo el tuyo de sensaciones,
cuando todo huele a mañana y es hermoso.

Tus palabras, contrarias al destino,
detienen la esperanza, siembran oscuridades.

Yo invoco de nuevo la alegría,
el sencillo vivir entre las cosas.

En el declive de la colina

No puede permitir naturaleza
que tan escaso amor te haya humillado,
sin la jugosa avena entre los dientes,
sabiendo que morir es lo postrero.
Hablaron de tu hora. ¿Quién el destino sabe?
Te conocí airoso.
Morabas una cuadra con ramilletes verdes.
Vaho de la rosada boca
advertía tu sueño, inquieto a veces,
por cosquilleo de hormigas rubias
sobre el brillante pelo de las ancas.
De juventud los ojos
marcaban la frontal fisonomía,
cabeza hermosa
atraía de admiración el gesto
de quienes al pasar verte pudieron.
Solo ahora, en el declive de la colina
que recibió tus siestas,
recién cortado el heno de aquel lecho,
para morir quisieras.

El alba y la serena luz
no lograron atraer otro jinete,
levantar al derrotado,
vivir las agonías,
espolear los flancos
de un animal
hasta estallarlo
en plenitud gozosa.

Transcurrieron las necesarias noches.
Radiante el sol,
y las hormigas rubias sobre el anca.
El caballo, en soledad de muerte,
trémulo relinchaba.
De Ideario de otoño (Libro primero)

Los extremos sacrifican la idea.
La alegría de la vida es la alegría de la vida.
Lo demás son componendas.
El rigor no merma la libertad, la fortalece.
Actuar con naturalidad no es meritorio, la misma palabra lo dice.
La permanencia de lo perfecto hastía, por eso la naturaleza es sabia.
Cuando alguien desee perdurar, q construya en vida su monolito.
Algunos conocidos, terroristas de la intimidad.
Los atenienses no eran ni más guapos ni más altos.
Observaban el mundo y lo decían.
Ahora lo manipulamos.
En la infancia, la lectura de la Ilíada se reducía a la anécdota del caballo.
Una guerra, como referencia, atrasa el devenir de las épocas.
El silencue noio cumple misiones tan importantes como las palabras.
Los muebles crujen porque los árboles viven en ellos.
Dicen.Cuando escribas, cuando ames, cuando interpretes, imagina que es la última vez, y acrecentarás la emoción.
La noche nos disculpa.
Comenzamos a ser reos con la luz.
La suerte del agua es escapar.
Trabajo en mis creencias, como en el mejor oficio.
Los juncos, cerca del camino, se balanceaban.
El sonido, al entrechocar, de difícil descripción.
Cosas del campo.
A la maestra de veinte años que nos hablaba del rey de Argos, en la escuela rural, dedico mi memoria.
Las muñecas lucían dientes de cartón, y pelucas de seda.
Ahora dan miedo.
Si las ideas envejecen, dejarlas morir en paz.
¿Qué pasaría si el pueblo se negara a presenciar las bodas reales?
Era otoño.
Las nubes parecían cabalgar en la tarde, y volé con ellas.

De Ideario de otoño (Libro segundo)

Necesita la gente referencias, los espejos lo saben.
A pesar de nuestra condición precaria, nos empeñamos en ser futuristas.
Es increíble que no nos sorprenda el vuelo de un pájaro.
Desengañémonos, la convivencia es dificilísima pero, ¿y la soledad?
Somos ricos en despertares.
Imposible recordarlos todos.
Somos tan vulnerables que si pasan y nos rozan acusamos con extrañeza el incidente, y esperamos disculpas.
Fundados, sin embargo, en la fraternidad.
Quienes conocieron tarde el mar, quedan marcados por su hondura.
Morir debe ser fácil, lo peor son los preámbulos.
La muerte es inquilina con aspiraciones de dueña.
Parte de la emoción hacia lo desconocido está en el tránsito.
Si con los años no hemos alcanzado ciertas dosis de ternura, mejor abandonar el campo.
El universo nos mantiene entretenidos, sin embargo, es posible que salgamos de él con sensación de no haber entrado.
Escribir bien no consiste en decir, sino en llevarlo a cabo de la mejor manera.
En estos tiempos los artistas se representan en primer término, en lugar de ir la obra por delante.
¿Quién dio el primer beso?
Lo desconcertante del mundo es que nos ignora.

De Voces detenidas (inédito)

Pensar no es creerse cierto sino estar capacitado para perseguir certezas.
Si la fama no es otra cosa que 'ser olvidados un poco después',
¿por qué gastar la vida en un empeño inútil?.
Seguro que Homero era el muchacho de su barrio cantando siempre la misma historia.
La guerra debería ser impedimento para seguir hablando de otras cosas.
La experiencia, en sí, es mero soporte, en la medida que profundicemos en ella, seremos compensados.
Nada de cuanto pensamos ha perdido la palabra, pero ¿qué haríamos sin ella?
Mantener el equilibrio ante una muerte próxima es privilegio de mentes ordenadas.
La mejor estratagema es esperar sentado.
Lo malo no es sólo dejar este mundo, sino tener que comunicarlo.
¿Quién recuerda la última noche de juventud?
Qué obsesión de estadística, cuando sólo importa que somos uno.

7 comentaris:

Eastriver ha dit...

No la coneixia i la veritat és que m'ha semblat una veu molt interessant. Una veu molt personal, amb una clara influència de Guillén. Una poesia molt nua, molt pura, en un estil que alguns dirien passat de moda i que jo he entès, en canvi, com un retorn a unes essències molt ben transitades en la poesia castellana.

Gràcies un cop més per descobrir-nos veus i paraules.

Glo.bos.blog ha dit...

Incansable, sempre a punt de descobrir-nos noves veus femenines, tan desconegudes la majoria de vegades i sempre mereixedores de un més gran reconeixement.
Gracies, Júlia.

Júlia ha dit...

Eastriver i Glòria, gràcies pels comentaris. Jo tampoc la coneixia fins fa poc, vaig buscar autors murcians actuals i em vaig ensopegar amb aquesta dama de la poesia, que ja no és cap joveneta. Sobta veure com hi ha tanta gent desconeguda per una gran majoria que fa coses tan bé, m'alegro del fet que us agradi. Per aquestes terres és força coneguda però em temo que 'més enllà' no gaire.

Glo.bos.blog ha dit...

Ja és molt si a casa seva la coneixen.
Moltes vegades no et coneix ningú tot i fent les coses bé!

Júlia ha dit...

Doncs sí, Glòria, jo ja estaria contenta de ser coneguda 'a casa', he, he.

Isabel Martínez Barquero ha dit...

Júlia, Dionisia es una excelente poeta y me agrada muchísimo llegar a tu espacio y encontrarla aquí.

Algunos de los versos de los poemas que has seleccionado son muy hermosos, de esos que se recuerdan y vuelven a la memoria de vez en cuando: "Morir debe ser fácil, lo peor son los preámbulos."
"Es increíble que no nos sorprenda el vuelo de un pájaro."
"Somos ricos en despertares.
Imposible recordarlos todos."

Ayer mismo, en el Hemiciclo de la Facultad de Letras de Murcia, acudió Dionisia a un recital de poesía de Soren Peñalver. Sonriente, de mente ágil y paso ligero, como siempre, no aparenta su edad. El tiempo se ha portado bien con ella.

Un saludo afectuoso y por aquí me quedo, en este espacio lleno de poesía.

Júlia ha dit...

Gracias, Isabel, ya ves que sobre todo el blog es sobre autoras catalanas pero incluyó de vez en cuando otras voces, me han encantado los poemas que he leído por internet, me sabe mal que tan buenas autoras sean poco conocidas más allá de determinados círculos, pasa también con los hombres pero creo que mucho menos, hoy mismo he visitado el Museo dela Ciudad de Murcia y he podido comprobar esos olvidos femeninos en las referencias a murcianos destacados. Pasa en todas partes, todavía queda mucho por hacer en ese tema.

Tengo otros blogs en catalán pero también uno en castellano, por si puede ser de tu interés:

http://caracteresocultos.blogspot.com/

Me alegro que Dionisia García siga en activo a su edad y que podáis disfrutar en directo de su poesía.

Estoy en el Mar Menor de Imserso, conocía poco Murcia y me ha maravillado, cosa que también me ha llevado a indagar sobre autores y autoras de estas tierras y así he descubierto a Dionisia García.